Una imagen, un texto

Costa del Silencio, sur de Tenerife. Cada mañana dirigía la mirada hacia lo lejos para contemplar al gigante Teide; a veces vestía de blanco su cumbre. Sus colores, siempre los llevo en mi corazón aunque esté lejos de él.

Deja una respuesta