Comida saludable

en

Los alumnos del Taller de prensa han visto un documental sobre comida preparada, y posteriormente, han realizado un artículo de opinión mostrando sus impresiones sobre la alimentación.

Aquí os dejamos algunos ejemplos de ello.

Por Mª Cruz García

VOLVER A LOS FOGONES

Las industrias alimentarias no escatiman en esfuerzos a la hora de presentar sus productos.

Cajas que se abren y ¡oh sorpresa!…en su interior hay algo que puedes llevarte a la boca con el mínimo esfuerzo; ni siquiera tienes que inclinarte mínimamente como lo harías sobre el plato de toda la vida. Lo de menos son los ingredientes con tal de que la foto que aparece en la caja, sea subyugadora: «Solo para tus ojos».

Esfuerzo, eso es lo que no hacen muchas familias con hijos pequeños a la hora de comprar comida. Pocos productos frescos que impliquen cocinar; nada de usar cazuelas, ollas, sartenes; nada que requiera picar, cortar, cocer, saltear, salpimentar, aromatizar y aliñar con hierbas y especias.

Resultado…los hijos no sienten los aromas que antaño se escapaban de la cocina; ni siquiera sienten curiosidad. Algunos podrían sentirse atraídos por la preparación de los alimentos, que luego, se comparten a la mesa.

Creo que el bienestar de la familia en materia de alimentación, debería estar  por encima de los intereses de las industrias alimentarias, y estas a su vez, ser más transparentes cuando son requeridas para conocer los métodos de elaboración de sus productos.

No hay productos selectos a precios populares. Solo los aditivos son baratos, muy baratos y hacen que nos chupemos los dedos sin cuestionar su acumulación y el efecto que pueden tener en el organismo.

Por Maite Gutiérrez

ADICCIONES LEGALES

Estamos en un tiempo de todo tipo de adicciones, cada vez somos más manadas manejadas por poderes invisibles, esclavos de nuestras propias e inventadas necesidades, poniendo excusas de tipo: no tengo tiempo, trabajo mucho, llego cansado, es rápido y cómodo. Quien no haya puesto esas excusas que tire la piedra.

Por otro lado, contradictoriamente, como solo el ser humano puede ser, nos preocupa cada vez más la salud, el estar en forma y la importancia del deporte. Gracioso resulta la nueva moda de lo «ecológico». Volvamos otra vez a las modas, compramos todo «ecológico» metido en cajas de cartón, bolsas de plástico, y mágicamente alimentos fuera de temporada, que, por otro lado, lo ecológico no existe a no ser que vivas en un radio de cientos de Km, de cualquier tipo de industria y altitud no menos de 1000 metros, ya que de lo contrario la atmósfera estará contaminada, me atrevo a señalar que más de lo que puede estar en un invernadero.
Si queremos vivir bien y sanos es muy fácil, no te llevará más de 2 horas semanales preparar comida sana, sin aditivos, conservantes ni potenciadores de sabor. Prepara unas lentejas, alubias, carne estofada, un pollo, un arroz con verduras, una pasta con tomate y carne, y mételos en diferentes tapers, y al congelador. Prepara pescadito, unas verduras y poco más para las cenas y listo.
Esto se ha hecho siempre, pero sin pereza, siempre se ha trabajado y se ha tenido familia, siempre hemos llegado por la noche y hemos bañado a los niños, hecho la cena, la comida para el día siguiente y planchado, eso sí, no teníamos whatsApp, ni tampoco instagram.
Me niego a pensar que nos manipulan, digamos que nos dejamos llevar por una vía cómoda, y nos creamos unas necesidades inexistentes: el mundo es un negocio de OFERTA Y DEMANDA, pero nos envenenamos voluntariamente.

Este reportaje no desvela nada que no se sepa. Esto cambia el día que los consumidores queramos, los creativos son muy valorados por las empresas, su trabajo es hacer el producto irresistible, no olvidemos cuando se va al supermercado lo bonito es marketing.
¡Cambiemos nuestra vida nosotros mismos, todo lo demás es demagogia, no culpemos ya a nadie, tenemos responsabilidad propia en nuestra vida!

Deja una respuesta